¿Por qué es importante identificarse con una iglesia?

La importancia de la comunidad cristiana

Series: Devocionales

Ámense unos a otros con un afecto genuino y deléitense al honrarse mutuamente.

Romanos 12:10

El Regalo de la Comunidad

¿Sabías que Dios nunca tuvo la intención de que hicieras una vida solo? En cambio, Su deseo es que tengas apoyo, guía y relación con otros creyentes. Entonces, si bien podemos relacionarnos con compañeros de trabajo o hablar con nuestros vecinos, la comunidad auténtica nos ayuda a luchar contra el pecado, apoyándonos en los altibajos de la vida. Ese tipo de interacción requiere conocerse más allá de un "Hola" o "¿Cómo estás?"

Por eso Dios nos dio el regalo de la comunidad. La comunidad proporciona un sentido de pertenencia, familia, aliento y comodidad. Ocurre a través de las relaciones que desarrollamos con otros creyentes cuando oramos unos por otros y nos apoyamos unos a otros en nuestro caminar con Cristo. Nos saca del aislamiento y nos fortalece mientras caminamos con otros creyentes por la vida.

Dado que Dios nos diseñó con una necesidad de relación, tanto con Él como con otros creyentes, nos da un ejemplo a seguir. Su Palabra nos dice que la Iglesia es la novia de Cristo. En Efesios 5:22-23, Pablo compara la relación entre la Iglesia y Cristo a la de un esposo y una esposa. Pablo explica que Cristo es la "cabeza de la Iglesia", y la Iglesia debe someterse a Él porque Él sacrificó Su vida por ella. Cristo cuida de la Iglesia como el esposo cuida de su esposa, y juntos son como uno. ¡Qué hermosa imagen del amor de Dios por nosotros!

Además de referirse a la Iglesia como la novia y Cristo, su novio, la Palabra de Dios nos dice que la Iglesia es también el fundamento o edificio sólido.

En el Antiguo Testamento, el templo o tabernáculo era un recordatorio de su separación de Dios. Dios estaba personalmente presente, pero la cortina que dividía el lugar más sagrado impidió que incluso los sacerdotes entraran cuando quisieran. Pero, cuando Cristo sacrificó Su vida por nuestros pecados, el velo que nos separaba de Dios se rasgó de arriba abajo. Esto es significativo porque el sacrificio de Cristo nos dio acceso directo a Dios.

Más tarde, en el Nuevo Testamento, Pablo les dice a los corintios que ellos son "edificio de Dios". Como creyentes en Cristo, los corintios tenían la morada del Espíritu Santo, con Cristo como fundamento, ¡y nosotros también!

La Biblia nos dice que el Espíritu Santo está presente cada vez que se reúnen dos o más creyentes.

Mateo 18:19-20 dice: "También les digo lo siguiente: si dos de ustedes se ponen de acuerdo aquí en la tierra con respecto a cualquier cosa que pidan, mi Padre que está en el cielo la hará. Pues donde se reúnen dos o tres en mi nombre, yo estoy allí entre ellos".

¡Cuán maravilloso es esto! Dios demuestra su amor por nosotros a través de los demás y nos usa para satisfacer las necesidades de los demás. Así como el hierro se afila, estar en presencia de otros creyentes que nos conocen bien nos ayuda a elegir el camino correcto, mantener el rumbo y acercarnos más a Dios.

Para ayudarnos a entender mejor, Dios nos da otro ejemplo. Su Palabra nos dice que la Iglesia es como el cuerpo.

Pablo explica en Corintios que Cristo es la cabeza de la Iglesia y los creyentes son el cuerpo. 1 Corintios 12:17-20 describe cómo cada uno tiene una función específica, pero juntos trabajamos como un todo. Por ejemplo, unos pueden ser los ojos, otros los brazos y los pies. Pero, juntos como un todo, podemos funcionar como uno, cumpliendo la voluntad de Dios.

Entonces, ¿qué podemos aprender de estos ejemplos de la Iglesia?

Como creyentes y miembros de la comunidad de la iglesia, tenemos la oportunidad de usar nuestros dones y talentos para servir a los demás, compartiendo sus vidas y sufrimientos. Juntos podemos crecer en nuestra comprensión de las Escrituras, edificándonos unos a otros y sirviéndonos unos a otros.

1 Tesalonicenses 5:11 dice: "Así que aliéntense y edifíquense unos a otros, tal como ya lo hacen".

Entonces, ¿cómo debemos servir?

La comunidad alienta y ayuda a satisfacer las necesidades terrenales de los demás.

Romanos 12:10-11 “Ámense unos a otros con un afecto genuino[a] y deléitense al honrarse mutuamente. No sean nunca perezosos, más bien trabajen con esmero y sirvan al Señor con entusiasmo”.

Dios nos dice que nos amemos unos a otros como Él nos ha amado. Así como Cristo mismo entregó Su vida por Sus amigos, debemos modelar Su ejemplo: estar dispuestos a consolar, servir y amar bien a los demás.

La comunidad lleva las cargas de los demás.

Gálatas 6:2 dice: "Ayúdense a llevar los unos las cargas de los otros, y obedezcan de esa manera la ley de Cristo".

La vida puede arrojarnos algunas cosas desafiantes. Sin embargo, cuando tenemos el amor de los demás para apoyarnos y consolarnos, la carga o el dolor que experimentamos se vuelve más fácil de sobrellevar. Por lo tanto, estamos llamados a acercarnos unos a otros, orando unos por otros.

La comunidad trabaja junta como una sola.

Romanos 8:28 "Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos”.

Como miembros de un cuerpo, debemos servir a Dios juntos para que otros puedan llegar a conocerlo.

Finalmente, recuerda que debemos mirar a Dios como la cabeza, trabajando juntos en unidad y amor. Dios sabe que la vida puede ser desafiante; por eso nos dio el regalo de la comunidad. Él desea que pertenezcamos a Su Iglesia, donde podemos servir y crecer a través del cuerpo de Cristo.

Ora esta semana:

Padre Celestial, Tú eres el Dios del universo. Deseo servirte hoy a través de Tu Iglesia. Ayúdame a ser una bendición para los demás.


¿Cómo puedes usar tus dones para servir a otros en tu comunidad hoy? Conéctate con uno de nuestros voluntarios quienes con mucho gusto te explicarán al respecto.

Haz clic AQUÍ para hablar con alguien al respecto.

¿Te gusta este contenido?

¿Te gustó lo que acabas de leer? Suscríbete para recibirlo en tu buzón como un e-mail.

Suscríbete