¿Por Qué Dios Responde No a Algunas Oraciones?

La Biblia nos dice que Dios responde nuestras oraciones, sin embargo, no siempre estas son respondidas como lo esperamos. ¿Por qué no?

Escrito por Hope on 19/02/2019
Series: Devocionales

Aun cuando se lo piden, tampoco lo reciben porque lo piden con malas intenciones.

Santiago 4:3

¿Por Qué No Recibo Respuesta a Mis Oraciones?

La Biblia nos dice que Dios responde a las oraciones, sin embargo, no siempre recibimos lo que hemos pedido. Dios responde de muchas formas. Veamos algunas de estas.

Revisa Tu Corazón

El pasaje de hoy de Santiago 4 nos dice que Dios sabe cuando nuestros motivos son correctos e incorrectos, aún cuando nosotros mismos no lo sepamos. Salmos 66:18 nos dice, “Si no hubiera confesado el pecado de mi corazón, mi Señor no me habría escuchado”.

Al tratar de averiguar por qué una computadora u otro artefacto no funciona, la primera pregunta que debemos hacernos es: “¿Está enchufado?”

De la misma forma, en nuestra vida de oración la primera cosa que debemos hacer es asegurarnos que estamos “enchufados”, es decir, íntimamente conectados con Dios, e invitarle a Él a que examine nuestro corazón. Es por esto que Dios dijo: “Si ustedes permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pueden pedir lo que quieran, ¡y les será concedido!” (Juan 15:7)

Dios Sabe lo Que es Bueno Para Nosotros

El Dios que creó todas las cosas no está obligado a responder “sí” a cada oración. La Palabra de Dios dice que “El Señor no negará ningún bien a quienes hacen lo que es correcto”. (Salmos 84:11) Si Él dice “No,” es porque Él sabe que lo que estamos pidiendo no es bueno para nosotros en ese momento.

Se Trata de Darle Gloria a Dios

Y Jesús les dijo a Sus discípulos, “Pueden pedir cualquier cosa en mi nombre, y yo la haré, para que el Hijo le dé gloria al Padre”. Juan 14:13

¡El propósito de Jesús en responder nuestras oraciones es traer Gloria a nuestro Padre Dios! Así que cuando nuestro propósito principal al orar es darle la Gloria a Dios, podemos orar con toda confianza.

Después, en una de sus cartas el apóstol Juan dijo: “Y estamos seguros de que él nos oye cada vez que le pedimos algo que le agrada”. (1 Juan 5:14) Debemos amar al Señor tanto que podamos someter nuestros deseos a Su voluntad.

El Buen Plan de Dios

¿Amas a Dios? ¿Te esfuerzas por andar en Sus caminos? “Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de los que lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos”. (Romanos 8:28) No temas en acercarte “con toda confianza al trono de la gracia de nuestro Dios” (Hebreos 4:16) con tus peticiones, siempre y cuando creas que un “si” traerá gloria a Dios. Pero, si Dios responde a tu oración con un “no,” entonces somete tus deseos a la voluntad de Dios, para que Él pueda enseñarte a buscar y a pedir por las cosas que son parte de Su plan para ti. ¿Sientes que estás caminando en Su voluntad pero no estás recibiendo respuesta a tus oraciones? Dios tiene distintas formas de responder y el por qué.

Ora esta semana:

Padre, te pido purifiques mi corazón y los motivos de mis peticiones.


¿Confías en Él? ¿Te quedas satisfecho con un "no" a tu petición? ¿Estás pasando por situaciones difíciles en tu vida? Estamos aquí para ayudarte.

Haz clic AQUÍ para hablar con alguien al respecto.

¿Te gusta este contenido?

¿Te gustó lo que acabas de leer? Suscríbete para recibirlo en tu buzón como un e-mail.

Suscríbete

¿Cuánto tiempo tardará Dios en responderme?

¿Alguna vez te has preguntado: “¿Está Dios ahí? Y si está ahí, ¿por qué no me responde?"

Año Nuevo, Resoluciones Nuevas

Alínea tu corazón con Él y Él te dará los resultados de Su plan.

Cuando Dios Responde Tus Oraciones

A veces Sus respuestas no son lo que esperamos, pero Él promete que suplirá todas las necesidades de Sus amados hijos.

¿Cómo Puede Mi Oración ser Escuchada?

Un Regalo de Gracia de Dios

Tu Eres la Obra Maestra de Dios

Estas son tres cosas que pasan cuando Dios te convierte en una obra maestra.

¿Quién Eres?

Puedes estarte preguntando cuál es tu identidad como hijo(a) adoptivo(a) de Dios.