Relaciónate con Dios el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo

La Trinidad - Parte 3: ¿Cuál es tu relación hacia cada persona de la Trinidad?

Escrito por ECHD on 06/10/2020
Series: Devocionales

Hay distintas clases de dones espirituales, pero el mismo Espíritu es la fuente de todos ellos. Hay distintas formas de servir, pero todos servimos al mismo Señor. Dios trabaja de maneras diferentes, pero es el mismo Dios quien hace la obra en todos nosotros.

1 Corintios 12:4-6

Continuamos hoy con la última parte de esta serie acerca de la naturaleza tres-en-uno de Dios. Nuestro Dios, en tres personas; Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo. 

Si has recibido a Jesús como tu Salvador, tú estás en una relación inquebrantable con Dios. Dios es infinito, eterno, e inmutable. Él también es personal y amigo íntimo. Él creó una gran variedad de personas con las cuales Él quiere pasar la eternidad. También existe variedad dentro de Su misma naturaleza. Él es armonía en una unidad perfecta. Dios nos enseña a pensar en Él y a relacionarnos con Él en una variedad de maneras. Aprende cómo la adoración bíblica del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo, afectan nuestra comprensión de nosotros mismos.

En Relación con Dios el Padre

Cuando yo pienso en el Padre, recuerdo Su derecho a guiarme. Gracias a lo que Jesús hizo en la cruz, Dios es mi Padre adoptivo también. Él me ama tanto, que dio a Su Hijo para evitar que me muriera espiritualmente (Juan 3:16; 1:12; Gálatas 3:26).

Para el Padre, yo soy un hijo amado el cual vale rescatar. Una buena ilustración de esto es la parábola del Hijo Pródigo en Lucas 15:11-32.

En Relación con Dios el Hijo

Cuando yo pienso en el Hijo de Dios, recuerdo que debo parecerme a Jesús (lee Romanos 8:28-29).

Para Jesús, Yo soy Su oveja (lee Juan 10:27-30), y nadie puede arrebatarme de Sus manos. Para entender mejor este punto, lee sobre el Buen Pastor que da Su vida por mi en Juan 10:11-16. En Juan 15:14, Jesús dice que Yo soy Su amigo. Y en Hebreos 2:11-18 dice que Él no se avergüenza de llamarme Su hermano.

En Relación con Dios el Espíritu Santo

Cuando pienso en el Espíritu Santo, recuerdo que Él es el que me ayuda en mi deseo de servir a Dios (lee Juan 14:16-17). Él me ayuda en mis limitaciones, y Su presencia constante en mi vida me permite experimentar parte de lo que voy a heredar en el cielo (lee Efesios 1:14; 2 Corintios 1:22).

Para el Espíritu Santo, yo soy Su hogar. Ya que Dios Mismo vive en mí, yo soy la sede de su ministerio terrenal. Para entenderlo mejor, mira lo que nos dice la Biblia en 1 Corintios 6:19 “¿No se dan cuenta de que su cuerpo es el templo del Espíritu Santo, quien vive en ustedes y les fue dado por Dios? Ustedes no se pertenecen a sí mismos”. A medida que Dios llena mi corazón con Su amor (lee Romanos 5:5), mi vida produce el fruto del Espíritu (lee Gálatas 5:22-23).

Te animamos a continuar leyendo la Palabra de Dios, la Biblia, para que puedas aprender más acerca de Dios y Su plan perfecto para tu vida.

Ora esta semana:

Dios, Padre, por favor muéstrame Tu voluntad y haz que mi vida cuente para la eternidad. Señor Jesús, gracias a que Tú vives, yo vivo también. Hazme a Tu imagen y semejanza. Espíritu Santo, dame el deseo y la habilidad para glorificar a Jesús. Te lo pido en el nombre de Jesús, Amén.


Cuando piensas en Dios, ¿le ves como un Dios infinito y a la vez personal e íntimo? ¿Necesitas ayuda para verlo así? ¡Estamos aquí para ayudarte!

Haz clic AQUÍ para hablar con alguien al respecto.

¿Te gusta este contenido?

¿Te gustó lo que acabas de leer? Suscríbete para recibirlo en tu buzón como un e-mail.

Suscríbete